¿En qué casos es delito mantener relaciones sexuales con una persona menor de edad?

Delito relaciones sexuales menor

La protección de la libertad sexual es un aspecto especialmente delicado cuando están involucradas personas que aún no han cumplido la mayoría de edad.

Se trata de una cuestión que incluye numerosos supuestos, y siempre es difícil entender qué situaciones pueden ser constitutivas de algún tipo de delito y cuáles no.

A continuación, intentaré enumerar los casos más habituales, para delimitar cuándo considera el ordenamiento jurídico español que se deriva responsabilidad penal por mantener relaciones sexuales con un menor de edad.

Puedo ayudarle

Soy abogado especialista en delitos sexuales. Si necesita abogado penalista con amplia experiencia en Derecho Penal, contacte conmigo e infórmese sin compromiso.

Contacte conmigo

Delito de agresión sexual

Las relaciones sexuales mantenidas con una persona menor de 18 años tendrán la consideración de conducta delictiva, en todo caso, cuando no medie consentimiento, al igual que ocurre entre mayores de edad.

Al margen de lo anterior, para comprender en qué supuestos puede ser delito mantener relaciones sexuales con una persona menor de edad, es necesario saber cuál es la edad mínima para emitir un consentimiento válido.

La edad de consentimiento sexual

En el caso de los menores, el propio ordenamiento jurídico contiene una delimitación relativa a la edad mínima para poder consentir participar en una relación sexual.

Tras la reforma del Código Penal efectuada en el año 2015, en España, la edad de consentimiento sexual está situada en los 16 años. 

Así se dispone en el artículo 181.1 del Código Penal, relativo a los delitos de agresiones sexuales a menores de 16 años: 

1. El que realizare actos de carácter sexual con un menor de dieciséis años, será castigado con la pena de prisión de dos a seis años.

Artículo 181.1 del Código Penal

Menores con discapacidad

La protección de las personas con discapacidad frente a la discriminación en el ordenamiento jurídico español ofrece las mismas garantías, independientemente de su edad.

En estos supuestos, se hace necesario ponderar las circunstancias de cada caso para encontrar un equilibrio entre el ejercicio de la autodeterminación sexual de las personas con discapacidad y la protección de su libertad, habida cuenta de su especial vulnerabilidad.

Por lo tanto, a la hora de valorar si existe el necesario consentimiento que impide la comisión de este delito, el examen de la autoridad judicial habrá de considerar si se ha producido un aprovechamiento de una situación de autoridad o superioridad sobre la víctima.

Mediante un informe pericial se analizará en qué medida la madurez del menor y su grado de discapacidad le permiten tomar decisiones conscientes y voluntarias acerca del ejercicio de su libertad sexual.

Además, es necesario tener en cuenta que, en el caso de que se aprecie una conducta delictiva constitutiva de agresión sexual contra una persona con discapacidad, la pena se impondrá en su mitad superior.

El consentimiento de los menores de 16 años

Por lo tanto, se podría apreciar la comisión de un delito si el menor no ha alcanzado dicha edad, salvo que pueda probarse que concurren las causas de exclusión de responsabilidad penal previstas en el artículo 183 bis del Código Penal:

(...) el libre consentimiento del menor de dieciséis años excluirá la responsabilidad penal por los delitos previstos en este capítulo cuando el autor sea una persona próxima al menor por edad y grado de desarrollo o madurez física y psicológica.

Artículo 183 bis del Código Penal

De lo dispuesto en este artículo se deduce que no existirá responsabilidad penal cuando se pueda verificar que entre los participantes existe proximidad en la edad (criterio cronológico) y en el grado de desarrollo (criterio biopsicosocial).

No podrá activarse esta exención de responsabilidad si para mantener las relaciones sexuales se empleó violencia, intimidación o abuso de situación de superioridad o vulnerabilidad de la víctima.

Tampoco cuando las personas afectadas por esta conducta hubieran sido privadas de sentido o tuvieran anulada su voluntad en el momento en el que se mantuvieron estas relaciones.

Aunque los requisitos de proximidad en la edad y grado de desarrollo o madurez deben darse de forma simultánea, vamos a concretarlos en epígrafes separados, habida cuenta de la inseguridad jurídica derivada de la imprecisa redacción del artículo mencionado.

Proximidad en la edad

Como hemos visto, el Código Penal no cuantifica una diferencia de edad máxima que impida, en todos los supuestos, verificar el cumplimiento de este requisito.

Tampoco la jurisprudencia ha establecido una referencia al respecto, valorando cada caso según sus concretas circunstancias. 

Alguno de estos pronunciamientos judiciales ha puesto de relieve que la decisión habrá de considerar la existencia de esta cercanía basándose en la edad y el espíritu y mentalidad de los involucrados en la relación.

No se tendrán en consideración en ningún caso aquellos supuestos en los que existan desequilibrios relevantes y notorios, para los que se tendrá muy en cuenta el contexto en el que se produjo la relación.

Grado de madurez

La cercanía en cuanto al grado de madurez habrá de entenderse tanto desde una perspectiva psicológica como física. 

El juez habrá de valorar, tal y como ha indicado la Fiscalía General del Estado, si existe una diferencia de madurez que haya podido dar lugar a una explotación de la vulnerabilidad de la víctima.

Para demostrar la concurrencia de esta circunstancia, será necesario efectuar una prueba pericial, que permitirá evaluar las circunstancias concretas de cada caso.

Delito de prostitución y explotación sexual de menores de edad

Cuando se solicita, acepta u obtiene una relación sexual con un menor de edad, se incurre en un delito reconocido por el artículo 188.4 del Código Penal.

4. El que solicite, acepte u obtenga, a cambio de una remuneración o promesa, una relación sexual con una persona menor de edad o una persona con discapacidad necesitada de especial protección, será castigado con una pena de uno a cuatro años de prisión. Si el menor no hubiera cumplido dieciséis años de edad, se impondrá una pena de dos a seis años de prisión.

Artículo 188.4 del Código Penal

De su redacción se deduce que existirá responsabilidad criminal por estos hechos en todos los casos, sin posibilidad de exención por consentimiento, independientemente de la edad.

La edad solo será relevante a los efectos del establecimiento de la pena para el responsable de los hechos delictivos.

Por otro lado, el artículo 188.5 del Código Penal prevé que a esta pena se añadirán las derivadas de las infracciones contra la libertad sexual cometidas sobre estas víctimas.

Delitos de corrupción de menores y pornografía infantil

Además de los ilícitos penales en que se pueda incurrir como consecuencia de mantener relaciones sexuales con menores de edad en los supuestos antedichos, pueden existir otras conductas asociadas de las que también se derive responsabilidad criminal.

Este será el caso de la elaboración de material pornográfico durante los encuentros sexuales, tal y como dispone el artículo 189.1 del Código Penal:

1. Será castigado con la pena de prisión de uno a cinco años:

a) El que captare o utilizare a menores de edad o a personas con discapacidad necesitadas de especial protección con fines o en espectáculos exhibicionistas o pornográficos, tanto públicos como privados, o para elaborar cualquier clase de material pornográfico, cualquiera que sea su soporte, o financiare cualquiera de estas actividades o se lucrare con ellas.

(...)

Artículo 189.1 del Código Penal

De nuevo, cuando la víctima de este delito tenga menos de 16 años, se aplicarán las penas previstas para el tipo agravado de este delito.

Delitos cometidos por menores de edad

Si los involucrados en la relación sexual son ambos menores de edad, y las conductas son constitutivas de alguno de los delitos anteriores, también podrá existir responsabilidad penal derivada de estos hechos.

No obstante, existen algunas precisiones en estos supuestos, como explicamos con detalle en este otro post.

En primer lugar, los menores de 18 años y mayores de 14 no están sometidos a las previsiones establecidas en el Código Penal a la hora de enjuiciar estos hechos.

De este modo, si a la vista de las circunstancias presentadas en los epígrafes anteriores se aprecia que existe una conducta constitutiva de delito, se habrá de estar a lo dispuesto en la Ley Orgánica 5/2000, reguladora de la responsabilidad penal de los menores.

Si se trata de menores de 14 años, nos encontraremos ante una situación de inimputabilidad penal. No obstante, en estos supuestos será necesario resarcir los perjuicios causados por estas conductas. De esta responsabilidad civil habrán de responder sus padres o tutores.

Concertar cita
Puede llamarme al 960 723 599 o dejarme su nombre y teléfono para que me ponga en contacto con usted.

    Al contactarme acepta que trate sus datos según las Condiciones de Uso y Privacidad. Más informaciónLos datos son recogidos para responder su consulta, siendo la base legal el interés legítimo en atender y responder a los usuarios. No compartiré sus datos con terceros, salvo obligación legal. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según las Condiciones de Uso y Privacidad.

    ¿Dónde encontrarme?
    C/ Conde de Altea 20, 5º, Puerta 12 46005 Valencia, Comunidad Valenciana 960 723 599 gersonvidal@icav.es