Las defraudaciones de fluido eléctrico y análogas en el Código Penal

Defraudaciones fluido eléctrico

Bajo esta denominación, en el ordenamiento jurídico español se contempla un delito consistente en el uso fraudulento de energía eléctrica, agua, gas o servicios de telecomunicaciones. 

Está regulado en el artículo 255 del Código Penal, el cual establece diferentes penas en función de la gravedad de los hechos.

A continuación, explicamos los aspectos básicos que definen este delito en España.

Puedo ayudarle

Soy abogado penalista en Valencia. Si necesita abogado con amplia experiencia en Derecho Penal, contacte conmigo e infórmese sin compromiso.

Contacte conmigo

¿En qué consiste el delito de defraudación de fluido eléctrico en España?

Antes de entrar en detalles, conviene aportar aquí la redacción exacta del artículo 255 del Código Penal, que delimita el tipo básico de este delito:

1. Será castigado con la pena de multa de tres a doce meses el que cometiere defraudación utilizando energía eléctrica, gas, agua, telecomunicaciones u otro elemento, energía o fluido ajenos, por alguno de los medios siguientes:

1.º Valiéndose de mecanismos instalados para realizar la defraudación.

2.º Alterando maliciosamente las indicaciones o aparatos contadores.

3.º Empleando cualesquiera otros medios clandestinos.

Artículo 255.1 del Código Penal

El apartado segundo del mencionado precepto hace referencia a la modalidad leve de este delito, en la que se incurrirá cuando el valor de lo defraudado no supere los 400 euros.

Asimismo, el artículo 256.1 del Código Penal añade otra conducta típica que se incluye en este tipo de delitos, consistente en la utilización de cualquier equipo de telecomunicaciones, sin consentimiento de su titular, siempre que se ocasione un perjuicio económico.

De forma análoga al caso anterior, este delito tiene contemplado una modalidad de carácter leve, con el mismo límite de 400 euros.

Características del delito de defraudación de fluido eléctrico

Este ilícito penal se incluye dentro de los delitos contra el patrimonio, ya que este es el bien jurídico protegido.

Los fluidos o servicios de los que puede ser objeto este delito de defraudación pueden ser, además de la energía eléctrica, agua, gas y telecomunicaciones, otros elementos o fluidos de titularidad ajena.

Tal y como se expone en el artículo 255.1 del Código Penal, su ejecución debe llevarse a cabo a través de alguno de los siguientes medios:

  • Instalación de mecanismos para efectuar la defraudación.
  • Alteraciones maliciosas de los contadores o de sus indicaciones.
  • Cualquier otro medio de carácter clandestino.

¿Quién es el sujeto activo y el sujeto pasivo?

El sujeto activo de este delito es quien se aprovecha efectivamente de los fluidos de titularidad ajena.

De este modo, no será necesario que también haya sido el responsable de la manipulación que da lugar a la defraudación.

Este delito solo puede ser de carácter doloso, por lo que el beneficiario de la defraudación ha de ser consciente del carácter fraudulento de su actuación.

Su comisión debe producirse en beneficio propio, y también se debe causar un perjuicio económico.

El sujeto pasivo de este delito puede ser tanto quien está legitimado para el uso de estos fluidos como la propia persona jurídica que presta estos servicios.

¿Cuáles son las penas de este delito?

El delito de defraudación de fluido eléctrico y análogas está castigado en el Código Penal con multa de 3 a 12 meses, mismas penas que se prevén para el ilícito penal que implica la utilización de terminales de telecomunicaciones ajenos.

Las modalidades leves contempladas en ambos preceptos conllevan, por su parte, pena de multa de uno a 3 meses.

A la hora de concretar la pena, en la medida en que nos encontramos ante un delito de resultado, se ponderará el importe de lo defraudado.

Es importante tener presente que quien sea declarado culpable de cualquiera de estos delitos habrá de resarcir también la responsabilidad civil derivada de su actuación.

¿Cuándo prescribe?

En su tipo básico, el plazo de prescripción previsto legalmente es de 5 años, contados desde el día en que cesó el aprovechamiento ilícito.

Si no se han superado los 400 euros, el plazo se reduce a tan solo un año.

Supuestos de exención de responsabilidad penal

Las previsiones del artículo 268 del Código Penal, relativo a los supuestos de exención de responsabilidad criminal en los delitos contra el patrimonio, también son de aplicación para los delitos expuestos en este post.

Se prevé esta exención de responsabilidad cuando los sujetos pasivo y activo del delito sean:

  • Cónyuges que no se hayan separado legalmente o de hecho, o en un proceso judicial de divorcio, separación o nulidad.
  • Ascendientes.
  • Descendientes.
  • Hermanos, también por adopción.
  • Familiares por afinidad de primer grado, siempre que sean convivientes.

En cualquier caso, la responsabilidad civil no se verá afectada por la existencia de estos vínculos.

Concertar cita
Puede llamarme al 960 723 599 o dejarme su nombre y teléfono para que me ponga en contacto con usted.

    Al contactarme acepta que trate sus datos según las Condiciones de Uso y Privacidad. Más informaciónLos datos son recogidos para responder su consulta, siendo la base legal el interés legítimo en atender y responder a los usuarios. No compartiré sus datos con terceros, salvo obligación legal. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según las Condiciones de Uso y Privacidad.

    ¿Dónde encontrarme?
    C/ Conde de Altea 20, 5º, Puerta 12 46005 Valencia, Comunidad Valenciana 960 723 599 gersonvidal@icav.es