Los delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico en el Código Penal

Delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico

Los delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico están recogidos en el título XIII del Libro II del Código Penal, entre los artículos 234 y 304 de este cuerpo legal.

A lo largo de sus 15 capítulos, se tipifican diferentes delitos, todos ellos relacionados con la protección de dos bienes jurídicos concretos:

  • El patrimonio, que se identifica con el conjunto de derechos y obligaciones susceptibles de valoración económica de los que es titular una persona. El bien jurídico protegido es el derecho a la propiedad.
  • El orden socioeconómico, como conjunto de intereses de carácter colectivo o supraindividual, relacionados con la vida económica y la economía política española.

Todos estos delitos tienen en común que el perjuicio ejercido contra el patrimonio o el orden socioeconómico se produce con ánimo de lucro, no solo en beneficio propio, sino también en favor de un tercero.

Además, es necesario tener en cuenta que solo podrán ser objeto de delitos contra el patrimonio aquellos derechos u obligaciones que sean susceptibles de valoración económica.

Por otro lado, aunque la propia estructuración del Código Penal establece una delimitación entre delitos contra el patrimonio y contra el orden socioeconómico, en ocasiones esta distinción no está tan clara.

Este es el caso, por ejemplo, de algunos supuestos de delitos de hurto o robo que, atentando contra bienes o derechos de titularidad individual, pueden generar repercusiones sobre el orden socioeconómico supraindividual, tal y como sucedería con la sustracción de bienes de valor histórico o cultural.

A continuación, explico los delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico que contempla el Código Penal español.

Puedo ayudarle

Soy abogado penalista en Valencia. Si necesita abogado con amplia experiencia en Derecho Penal, contacte conmigo e infórmese sin compromiso.

Contacte conmigo

¿Cuáles son los delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico en España?

El título XIII del Libro II del Código Penal se inicia con los delitos contra el patrimonio. A partir del capítulo X, incluido, se regulan los ilícitos penales que están relacionados con la salvaguarda del orden socioeconómico.

Son 14 los delitos que se recogen en este título del Código
Penal español, los cuales enumeramos a continuación:

Hurto

Tipificado en el artículo 234 y siguientes del Código Penal, correspondientes al capítulo I de este título, la conducta típica consiste en la sustracción de una cosa mueble ajena, y, en cualquier caso, con ánimo de lucro. 

Se contemplan diferentes penas en función de la naturaleza y el valor de lo sustraído.

Robo

Este delito está configurado por el artículo 237 y siguientes del Código Penal, todo el Capítulo II. Consiste en apoderarse de cosas muebles ajenas, como en el caso anterior, y también con ánimo de lucro.

Sin embargo, este delito implica siempre la existencia de fuerza en las cosas o violencia sobre las personas. 

Se debe mantener presente que a la condena derivada de la comisión de este delito habrán de añadirse las que sean consecuencia del resultado de la fuerza o violencia ejercidas en su ejecución.

Extorsión

La conducta típica del delito de extorsión, definido por el artículo 243 del Código Penal, consiste en obligar a otro a realizar u omitir un acto o negocio jurídico que perjudique su patrimonio. 

Además del ánimo de lucro, presente en todos los delitos contra el patrimonio, debe mediar también violencia o intimidación. 

Asimismo, a las penas indicadas se añadirán también las que puedan derivar de la violencia física ejercida.

Robo y hurto de uso de vehículos

El artículo 244 del Código Penal, único presente en el capítulo IV de este título, se ocupa de este delito, consistente en la utilización, sin autorización de su dueño, de un vehículo a motor o ciclomotor ajeno. 

De manera análoga a lo apuntado anteriormente al respecto de los delitos de hurto y robo, la concurrencia de violencia sobre las personas o fuerza sobre las cosas determinará que se incurra en uno u otro ilícito penal.

Usurpación

Este delito, configurado por el artículo 245 y siguientes del Código Penal (capítulo V), está relacionado con el menoscabo de derechos reales de distinto tipo.  

De este modo, uno de los tipos penales contemplados dentro de este capítulo V del título XIII del Código Penal consiste en la ocupación de un inmueble ajeno, que constituirá un delito de diferente gravedad en función de la existencia o no de violencia o intimidación en las personas, así como de la consideración de morada que pueda tener la vivienda usurpada.

Asimismo, también se tipifican conductas relacionadas con alteraciones de límites de propiedades, así como del curso de aguas, tanto de uso público como privativo.

Defraudaciones

El capítulo VI está destinado a la delimitación de diferentes ilícitos penales, subsumidos dentro de esta categoría principal.

Los artículos 248 y siguientes del Código Penal se ocupan de configurar los siguientes delitos:

  • Estafa. El tipo básico de este delito consiste en la utilización de un engaño suficiente para producir un error en otro que le lleve a hacer un acto de disposición en perjuicio propio o ajeno.
  • Administración desleal. La conducta típica se identifica con la gestión negligente de un patrimonio ajeno, para cuya administración se cuenta con plenos poderes, y que genere un perjuicio económico a su titular.
  • Apropiación indebida. Incurrirá en este delito quien no devuelva aquellos bienes muebles ajenos que le hayan sido entregados en depósito, comisión o custodia, o como consecuencia de cualquier título del que se derive la obligación de entregarlos.
  • Defraudaciones de fluido eléctrico y análogas. Este delito se corresponde con aquellas acciones que persigan hacer uso de energía eléctrica, gas, agua, telecomunicaciones o cualquier otro elemento, fluido o energía ajenos.

Frustración de la ejecución

El tipo básico de este delito se corresponde con aquellas conductas que un deudor realiza con la intención de dificultar que los acreedores puedan cobrar lo debido. 

Las diferentes acciones que dan lugar a este ilícito penal están delimitadas por el artículo 258 y siguientes del Código Penal, correspondientes al capítulo VII del título relativo a los delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico.

Insolvencias punibles

En el artículo 259 y siguientes del Código Penal se tipifican una serie de conductas que constituyen ilícitos penales en la medida en que buscan perjudicar el derecho de los acreedores concursales a satisfacer sus deudas. 

Por lo tanto, se trata de un delito cuyo sujeto activo solo puede ser una persona que ya se encuentre en situación de insolvencia, o cuando esta sea inminente.

Alteraciones de precios en concursos y subastas públicas

El artículo 262 del Código Penal define este delito, que se identifica con acciones fraudulentas destinadas a obstaculizar el correcto funcionamiento de concursos y subastas públicas, que pueden afectar o no al establecimiento de los precios de remate.

Daños

El tipo básico del delito de daños está delimitado por el artículo 263 del Código Penal. Se identifica con aquellas acciones que causen daños sobre la propiedad ajena, en la medida en que estas no constituyan otros delitos contemplados en este cuerpo legal.

En los preceptos siguientes se configura este delito en el ámbito informático, y también se recogen tipos agravados relacionados con los medios utilizados en su ejecución.

Relativos a la propiedad intelectual e industrial, al mercado y a los consumidores y de corrupción en los negocios

El capítulo XI del título XIII del Código Penal recoge una serie de delitos que atentan contra el orden socioeconómico, y que están relacionados con posibles perjuicios sobre la libre competencia en el mercado. 

Se destina una sección diferenciada para delimitar los ilícitos penales correspondientes a los delitos contra la propiedad intelectual (sección 1ª), la propiedad industrial (sección 2ª), el mercado y los derechos de los consumidores (sección 3ª) y los de corrupción en los negocios (sección 4ª).

Sustracción de cosa propia a su utilidad social o cultural

El artículo 289 del Código Penal configura este delito, consistente en la destrucción o inutilización de una cosa propia que tenga una utilidad social o cultural. 

También se incurrirá en este delito cuando esta sea dañada, así como cuando sencillamente se impida el cumplimiento de los deberes impuestos legalmente en interés de la comunidad.

De carácter societario

En el penúltimo capítulo de este título (artículo 290 y siguientes del Código Penal) se configuran aquellos delitos en los que incurren quienes, desde dentro de una sociedad, actúan en contra del mejor interés de la empresa o de los intereses de uno o varios de los accionistas. 

Las conductas típicas de los delitos societarios reflejadas en este capítulo se corresponden con la falsedad contable, la adopción de medidas abusivas o lesivas, el impedimento del disfrute de derechos sociales o la obstaculización de las actuaciones de inspección de diferentes organismos.

Receptación y blanqueo de capitales

Estos delitos están incluidos conjuntamente dentro del capítulo XIV del Título XIII del Código Penal.

La receptación es un ilícito penal que consiste en la adquisición, posesión, utilización o transmisión de bienes que tengan origen en una actividad delictiva, siempre que el sujeto activo sea conocedor de esta circunstancia.

Por su parte, el blanqueo de capitales es un delito en el que incurrirá toda persona que, no siendo autor ni cómplice de una actividad delictiva, ayude a quienes la hayan cometido a aprovecharse de los efectos obtenidos, o los reciba, adquiera u oculte.

Concertar cita
Puede llamarme al 960 723 599 o dejarme su nombre y teléfono para que me ponga en contacto con usted.

    Al contactarme acepta que trate sus datos según las Condiciones de Uso y Privacidad. Más informaciónLos datos son recogidos para responder su consulta, siendo la base legal el interés legítimo en atender y responder a los usuarios. No compartiré sus datos con terceros, salvo obligación legal. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según las Condiciones de Uso y Privacidad.

    ¿Dónde encontrarme?
    C/ Conde de Altea 20, 5º, Puerta 12 46005 Valencia, Comunidad Valenciana 960 723 599 gersonvidal@icav.es