¿Qué es un homicidio imprudente y con qué penas se castiga?

Homicidio imprudente

En nuestro sistema legal solo cabe el castigo penal por conductas imprudentes en los casos expresamente previstos en el Código Penal. El homicidio es uno de los delitos cuya comisión por imprudencia está también castigada por la ley; sin embargo, los presupuestos del homicidio imprudente no son los mismos que los del homicidio doloso.  

En este artículo analizo en qué consiste el homicidio imprudente, cuáles son sus requisitos y qué tipos contempla el Código Penal.

Puedo ayudarle

Soy abogado especialista en delitos de homicidio. Si necesita abogado penalista con amplia experiencia en Derecho Penal, contacte conmigo e infórmese sin compromiso.

Contacte conmigo

¿Cuándo se comete un delito de homicidio por imprudencia?

El delito de homicidio por imprudencia está previsto en el artículo 142 del Código Penal, que distingue entre homicidio por imprudencia grave y homicidio por imprudencia menos grave. A raíz de la reforma producida en el Código Penal por la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, se ha despenalizado la imprudencia leve.

En consecuencia, se comete un delito de homicidio imprudente cuando se causa la muerte de otra persona como resultado de un comportamiento imprudente grave o menos grave, en los términos previstos por el Código Penal.

El artículo 142 prevé algunos casos específicos de homicidio imprudente, como son los causados utilizando un vehículo a motor o un ciclomotor, un arma de fuego o como consecuencia de una negligencia profesional (este último caso solo se castiga como imprudencia grave).

Es importante señalar que nuestro sistema penal solo castiga la imprudencia cuando se ha producido un resultado, en este caso el de muerte.

¿Cuál es el bien jurídico protegido en el delito de homicidio imprudente?

El bien jurídico protegido en el delito de homicidio por imprudencia es la vida humana independiente, por tanto, desde el momento del nacimiento hasta el momento de la pérdida de las constantes vitales.

¿Qué requisitos deben concurrir para cometer un delito de homicidio imprudente?

Tanto si se trata de un homicidio por imprudencia grave como si se trata de un homicidio por imprudencia menos grave, existen una serie de presupuestos que deben darse en la comisión del delito para poder castigar la imprudencia:

Ausencia de dolo

En el homicidio imprudente, por su propia definición, no puede existir dolo, ya que en ese caso, la conducta sería constitutiva de homicidio doloso. Pero sí debe existir un comportamiento culpable del sujeto activo.

Conducta imprudente

Es necesario que el sujeto activo realice una conducta, que puede ser de acción o de omisión

No hay delito de homicidio imprudente cuando el resultado se produce por caso fortuito, y por tanto, el sujeto no ha contribuido a provocarlo, ni cuando la conducta crea un riesgo permitido.

Por ejemplo, cuando se conduce un vehículo a motor, siempre existe un riesgo, pero no se considera imprudente hacerlo dentro de los límites de velocidad autorizada y cumpliendo las normas de circulación.

Infracción de un deber de cuidado

El sujeto que realiza la conducta debe infringir un deber de cuidado, que tiene una doble dimensión:

  • Cuidado objetivo, que es el que debería requerirse a cualquier persona en la misma situación, de acuerdo a las normas convencionales admitidas por la sociedad.
  • Cuidado subjetivo, de acuerdo con el nivel de experiencia y conocimiento del sujeto. Aquí también hay que tener en cuenta la lex artis, que es el conocimiento que se supone a un profesional en su campo de especialización.

En el delito imprudente, el sujeto debe haber lesionado ese deber de cuidado en la medida en que sea exigible de acuerdo a su conocimiento, experiencia y circunstancias.

Resultado dañoso

Como se ha mencionado anteriormente, es necesario que se produzca un resultado lesivo, en este caso al bien jurídico protegido de la vida ajena independiente, concretamente, la muerte.

Causalidad entre la conducta y el resultado

El resultado lesivo debe ser atribuible a la conducta del sujeto activo, sea esta de acción o de omisión, teniendo que existir una conexión clara entre ambas cosas.

No se puede castigar por homicidio imprudente cuando la muerte se ha debido a otras circunstancias concurrentes en el momento, aunque el sujeto haya actuado de manera imprudente.

Conocimiento del peligro

Debe existir la posibilidad razonable de saber que se puede producir el resultado de muerte. El sujeto activo debe ser consciente de que está creando un peligro que puede derivar en el resultado cuya producción se castiga.

Posibilidad de evitar el resultado

Además, el sujeto debe ser capaz de evitar el resultado de muerte, es decir, debe haber podido actuar de otro modo. De no ser así, no se le puede hacer responsable de la muerte.

Es lo que ocurre en un supuesto de fuerza mayor, cuando se produce una circunstancia imprevisible e inevitable que altera las condiciones en que se puede exigir la obligación de cuidado.

¿En qué consiste el delito de homicidio por imprudencia grave?

El artículo 142.1 contempla el delito de homicidio por imprudencia grave (antes denominada temeraria), y castiga con pena de prisión de 1 a 4 años a quien cause de este modo la muerte de otra persona.

La calificación de la imprudencia como grave o menos grave no es una tarea fácil, y no existen aún criterios jurisprudenciales suficientes para determinar con claridad qué grado de imprudencia existe. En cualquier caso, para decidir, el juez deberá valorar todas las circunstancias concurrentes en el hecho.

No obstante, para algunos supuestos, el propio artículo fija unas condiciones objetivas que convierten automáticamente la imprudencia en grave, como ocurre cuando se comete el delito utilizando un vehículo a motor o un ciclomotor.

El artículo castiga cualquier resultado de muerte provocado por imprudencia grave, pero distingue tres supuestos específicos, más frecuentes, con sus correspondientes penas:

Homicidio por imprudencia grave utilizando vehículo a motor

Si el homicidio por imprudencia grave se comete utilizando un vehículo a motor o un ciclomotor, además de la pena de prisión de 1 a 4 años, se impondrá la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores de 1 a 6 años. 

Este supuesto es el más frecuente de homicidio por imprudencia. El propio artículo remite al artículo 379 del Código Penal para establecer algunos casos de apreciación objetiva de imprudencia grave: 

  • Conducir superando la velocidad máxima permitida en 60 km/h o más en vías urbanas, y en 80 km/h o más en vías interurbanas.
  • Conducir bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o bebidas alcohólicas.
  • Conducir con una tasa de alcohol superior a 0,60 mg/l en aire espirado o 1,2 gr/l en sangre (por considerarse que, en este caso, se está objetivamente bajo la influencia del alcohol).

Homicidio por imprudencia grave utilizando arma de fuego

Si el homicidio se comete por imprudencia grave utilizando un arma de fuego, la pena será igualmente de prisión de 1 a 4 años y, además, de privación del derecho a llevar o tener armas por tiempo de 1 a 6 años. 

Homicidio por imprudencia profesional

El homicidio por imprudencia profesional solo está contemplado como imprudencia grave, lo que significa que en cualquier caso en que concurra una imprudencia profesional, la pena será de prisión de 1 a 4 años e inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión, oficio o cargo de 3 a 6 años. 

¿En qué consiste el delito de homicidio por imprudencia menos grave?

El homicidio cometido por imprudencia menos grave solo será perseguible mediante denuncia de la persona agraviada o de su representante legal, salvo si se comete utilizando un vehículo a motor o ciclomotor.

La pena para el supuesto de imprudencia menos grave es de multa de 3 a 18 meses. 

También en este caso se contemplan dos supuestos con penas accesorias: 

Homicidio por imprudencia menos grave utilizando vehículos a motor

Si el homicidio por imprudencia menos grave se comete por medio de un vehículo a motor o un ciclomotor, se impondrá, además de la pena de multa, la de privación del derecho a conducir de 3 a 18 meses. 

Se apreciará que concurre imprudencia menos grave cuando el juez no califique la imprudencia como grave en resolución motivada. Es decir, tiene un carácter residual. 

Homicidio por imprudencia menos grave utilizando arma de fuego

Si el homicidio por imprudencia menos grave se comete utilizando un arma de fuego, además de la pena de multa, se impondrá la pena accesoria de privación del derecho a llevar o tener armas de 3 a 18 meses.

¿En qué consiste el delito agravado de homicidio por imprudencia?

El artículo 142 bis, introducido en el Código Penal por la Ley Orgánica 2/2019, de 1 de marzo, establece dos tipos agravados para el delito de homicidio cometido por imprudencia grave: 

Tipo agravado de homicidio imprudente

Se deja a discreción del juez la posibilidad de imponer la pena superior en un grado, en la extensión que estime conveniente, cuando se cumplan las siguientes circunstancias (ambas simultáneamente):

  • Que el hecho revista notoria gravedad, en atención a la singular entidad y relevancia del riesgo creado y del deber normativo de cuidado infringido.
  • Que se haya provocado la muerte de dos o más personas, o la muerte de una y lesiones constitutivas de delito del artículo 152.1.2.º y 3.º en las demás personas.

La pena así calculada será de prisión de 4 años y 1 día a 6 años. 

Tipo hiperagravado de homicidio imprudente

También depende del juez estimar oportuna la aplicación de la pena superior en dos grados si el número de fallecidos es muy elevado.

La pena así calculada será de prisión de 6 años y 1 día a 9 años. 

Puedo ayudarle

Soy abogado especialista en delitos de homicidio. Si necesita abogado penalista con amplia experiencia en Derecho Penal, contacte conmigo e infórmese sin compromiso.

Contacte conmigo

¿Puede haber delito de homicidio imprudente por omisión?

El delito de homicidio imprudente puede ser cometido tanto por acción como por omisión, pero para entender que se ha cometido por omisión, se deben cumplir las siguientes condiciones: 

  1. Que con la conducta omisiva se ponga en peligro el bien jurídico protegido, es decir, la vida de otra persona.
  2. Que el sujeto tenga la obligación de actuar y no lo haga.
  3. Que el sujeto sea capaz de actuar evitando la conducta omisiva, es decir, que sea materialmente posible que actúe y que sea subjetivamente capaz de actuar.
  4. Que se produzca un resultado como consecuencia de la conducta omisiva.
  5. Que el sujeto tenga la posibilidad de evitar el resultado, aunque solo se exige una posibilidad hipotética de que la evite si actúa.
  6. Que el sujeto esté en la posición de garante, lo que el Tribunal Supremo ha definido como la existencia de una relación especial entre el sujeto y el bien jurídico por la que aquel sea responsable de la indemnidad de este. Por ejemplo, cuando el sujeto es un agente de la autoridad, o está al cuidado de la víctima, etc.

La posibilidad de acusar a una persona por un delito de homicidio imprudente provocado por una conducta omisiva es peligrosa, por lo que debe ser algo excepcional e interpretarse restrictivamente. 

Por aplicación del artículo 11 del Código Penal, solo se entenderá cometido el delito imprudente por omisión cuando exista un deber jurídico del autor y la no evitación del delito equivalga en su caso a la causación del mismo. Se equipara la omisión a la acción en los siguientes casos:

  • Cuando el sujeto tenga una específica obligación legal o contractual de actuar.
  • Cuando el sujeto haya creado una ocasión de riesgo mediante una acción u omisión anterior.

¿Existe el delito de homicidio imprudente en grado de tentativa?

Partiendo del hecho de que solo es posible acusar a alguien de cometer un delito por imprudencia cuando se ha producido un resultado, es difícil poder apreciar la comisión del delito en grado de tentativa

Para que fuera así, deberían producirse al menos unas lesiones cuando la acción imprudente del sujeto activo iba encaminada a la producción de un resultado de muerte. En esos casos, lo más habitual es que se acabe condenando al autor del hecho por la comisión de un delito imprudente de lesiones consumadas, sin apreciar una posible tentativa de homicidio.

Por otro lado, la tentativa implica una intención, un intento de hacer algo. En el delito imprudente falta la intención del autor de cometer el delito, por lo que no es posible apreciar la ejecución de actos iniciales encaminados a la comisión de un delito que la persona no se ha planteado siquiera poder cometer.

Por todo ello, no se aprecia la tentativa en un delito de homicidio imprudente. 

Concertar cita
Puede llamarme al 635 505 226 o dejarme su nombre y teléfono para que me ponga en contacto con usted.

    Al contactarme acepta que trate sus datos según las Condiciones de Uso y Privacidad. Más informaciónLos datos son recogidos para responder su consulta, siendo la base legal el interés legítimo en atender y responder a los usuarios. No compartiré sus datos con terceros, salvo obligación legal. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según las Condiciones de Uso y Privacidad.

    ¿Dónde encontrarme?
    C/ Conde de Altea 20, 5º, Puerta 12 46005 Valencia, Comunidad Valenciana 635 505 226 gersonvidal@icav.es